sábado, 11 de abril de 2009

JESUS HA RESUCITADO! ! ...FELICES PASCUAS DE RESURRECCION!!




Como cualquier cibernauta, ando en esta noche de sábado santo, metiéndome en recónditos rincones de la red, blogueando aquí, googleando allá y sorpesivamente...me encuentro con una imagen que me cautiva, el Jesús resucitado que buscaba...casi al irme después de copiarlo, bajo la mirada y encuentro un texto, que cuando comienzo a leerlo se inicia también acompañándome, una dulce melodía y leo, y escucho, y me parece hermoso...porque es cierto, porque sólo María creyó desde el principio, porque fue a Ella a quien el Padre le habló y le dijo que había sido la elegida, "...bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre...Jesús.." le dijo. Ella sabía, ella había criado a su hijo e Hijo de Dios, Ella lo vio en el Templo frente a todos los sumos sacerdotes leyendo las escrituras cuando era apenas un niño...y al preguntarle por qué se había alejado de Ella y de José su padre en la tierra, El le dijo "¿no comprendes madre que tengo que atender las cosas de mi Padre?". Fue María la que sabía que tenía que darse la voluntad del Padre, María sabía que viviría los peores momentos que puede vivir una madre, la agonía y muerte de su hijo, pero también fue María la que no tenía ninguna duda de que El resucitaría al tercer día. Es cierto lo que han escrito en ese sitio donde encontré este texto, María es quien nos dice Felices Pascuas a todos y sobre todos a los más débiles, a los oprimidos, a los que más sufren y a los otros también porque necesitan más que nadie de la Resurrección de Cristo para limpiarlos de pecado. Sólo hace falta que tomen conciencia y le crean y actúen en consecuencia, haciendo el bien, amando como Jesús nos ama, sí María nuestra Madre es quien viene hoy a decirnos... "Felices Pascuas hijos míos."


Este es el texto que encontré en este sitio, www.legiondemaria.org/felices_pascuas.htm, creo que es bueno compartirlo. Melan.



¡Felices Pascuas!P. Pedro Iraolagoitia, S.J.
Ellos, al principio, no creían en la Pascua; ni la Magdalena, Ni Pedro, ni los de Emaús. Sólo Tú, María, creías que iba a haber una Pascua, y que la pascua iba a ser el día más feliz del mundo.Aquella mañana de Pascua, no fueron ellos los que te dieron las felices Pascuas. Fuiste Tú la que tuviste que dárselas a ellos, la que tuviste que irles convenciendo de que la Pascua era estupenda, porque Cristo había resucitado y porque después íbamos a resucitar todos.Ahora también, María. No somos nosotros los que te vamos a dar a Ti las Felices Pascuas, sino al revés; Tú la que nos la tendrás que dar a nosotros.Porque la Pascua es tuya, María.Nosotros solos, no podemos dársela a nadie. Ven tú con nosotros, a repartir tu Pascua entre los hombres.Vamos a los enfermos, María a decirles ¡Felices Pascuas! Y que ellos son los primogénitos de la Pascua porque son los que están mas altos en la cruz. Pon tu mano sobre sus frentes cuando ellos te hablen de su cáncer y de su tuberculosis, y de las noches de dolor y de insomnio, y de las mesas de operaciones, y del miedo a sentir que se les acerca la muerte. Escúchales y luego diles que, para ellos Cristo tiene preparada una Pascua magnífica y eterna.Vamos a los tristes, María, a que les felicites las Pascuas. Ellos creen sólo a medias la Pascua. Sí; son creyentes, pero poco. Para ellos la Pascua tiene mas alcance que el de una pieza Folklórica con huevos, de chocolate y estrenos de cine. Felicítales la Pascua, María, porque ellos están venga a comentar lo imposible que se está poniendo la vida en todos los sentidos. Están diciendo siempre que esto es una porquería y que aquello es un asco y que no se sabe a dónde vamos a parar.Diles Tu, que ellos pueden ir a parar a la Resurrección y a la Pascua infinita. Diles lo que Cristo dijo aquellos que iban a Emaús: Diles suavemente como Cristo, que son unos lerdos y unos estúpidos, por que no hay razón para ese pesimismo cuando uno es cristiano.Vamos a felicitarles las Pascuas, también a los soldados y a los sayones. Sí, a los que empuñaron los azotes y a los que clavaron los clavos. A decirles que Cristo les quiere perdonar; que les regala las vestiduras y la túnica que se repartieron cuando moría y que también les quiere regalar la vida eterna. A Malco vamos a decirle que Él que le curó la oreja está dispuesto a curarle todas las averías que tenga en el alma.También, María, nos llevarás a los escribas y a los fariseos; a los sabios y resabios de este mundo; a los muy leídos y a los muy corridos iremos contigo a los hombres que saben, a decirles algo que muchas veces ellos saben: a decirles que es Pascua. Que Cristo ha muerto y ha resucitado también para ellos. Que con un poco de humildad y de Fe, también será Pascua para ellos y para siempre.Ya sabemos que querrás ir también a felicitar la Pascua a los niños. Y primero a los niños que gritaban Hosanna el Domingo de Ramos. A decirles que tenían razón; que ellos y no los grandes tenían razón. Porque ellos gritaban ¡Hosanna! y agitaron las palmas el domingo, mientras los grandes gritaron ¡Crucifícale!.Y mataron a Cristo el Viernes. Vamos a los niños que tuvieron tantas veces la razón, durante la vida de Cristo y después. Vamos a los niños que degolló. Herodes, a los que se acercaban siempre a Cristo, a los que gritaron ¡Hosanna!, a todos los niños del mundo que todavía no saben lo que es pecar y matar a Cristo. Vamos a decirles que es Pascua, porque ellos creerán los primeros y entenderán enseguida estas cosas estupendas que Dios ha revelado a los pequeñuelos y ha ocultado a los grandes.Iremos también a todas las hijas de Jerusalén y de todo el mundo; a las esposas de todos los Pilatos y Pilatillos, a las madres de Barrabás y de Apóstoles y de crucificados a derecha e izquierda de Cristo, a todas las hijas de Jerusalén que lloran a pequeños y á lo, grandes dolores de la vida. Ya ha ardido en la cruz el leño verde, y es Pascua, para que florezcan todos los leños secos para siempre.Por último, María, nos llevará a felicitar las Pascuas, a los hombres grandes de este mundo: a los que organizan; a los que escriben leyes, firman las Órdenes y fabrican satélites y las bombas grandes.A todos estos grandes señores les dirás también, María; que es Pascua, y que el mundo no se puede arreglar sin esto: Creyendo en Cristo Resucitado y en su ley y en su redención y en el amor cristiano que nos encomendó a todos los hombres.La Pascua es tuya, María.Por favor, danos a todos nosotros¡Felices Pascuas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada