sábado, 11 de julio de 2009

LOS SANFERMINES




LA NOTICIA
HAY EN TOTAL 61 HERIDOS EN LA TRADICIONAL CORRIDA VASCA
San Fermín: murió un español y un argentino terminó con heridas
Según los médicos, tendrán que operarlo en la zona del tóraxm, pero se recuperará.
Por: Juan Carlos Algañaraz
var mm1871207 = Array( 'mm1871207g');


1 de 1
HERIDA MORTAL. EL ESPAÑOL, JIMENO ROMERO, MURIO CAMINO AL HOSPITAL.
foto = new Galeria( document.images["Foto"], Array('/diario/2009/07/11/thumb/1871207-1.jpg'), document.getElementById("FotoEpigrafe"), Array('HERIDA MORTAL. EL ESPAÑOL, JIMENO ROMERO, MURIO CAMINO AL HOSPITAL.'), document.getElementById("vinculoFoto"), Array('1119504'), document.getElementById("numeroFoto") ); foto.setFoto(0);
En el más sangriento de los cuatro encierros de la tradicional fiesta de San Fermín, en Pamplona, murió un español de 27 años, y un argentino de 24 quedó herido por cornada. En total hubo 61 heridos y golpeados, dos de ellos graves.El argentino, identificado por las autoridades con las iniciales L.C., estaba entre los corredores. En plena corrida, en el trecho de Mercaderes, recibió una cornada en el hemitorax izquierdo y fue internado. Una fuente del hospital dijo a Clarín que, en principio, sería operado y que se espera su mejoría para los próximos días. No se dieron detalles sobre si residía en Argentina o en España.El español que murió se llamaba Daniel Jimeno Romero, 27 años, de Alcalá de Henares aunque su familia era de Pamplona. Con su muerte suman quince las personas que fallecieron en los encierros de los Sanfermines desde 1922. La última muerte fue en 2003: el veterano corredor Fermín Etxeberría permaneció dos meses y medio en coma por las heridas sufridas. Las fiestas de San Fermín se celebran en Iruñea/Pamplona (Navarra) todos los años del 6 al 14 de julio. Son conocidas internacionalmente por la celebración del encierro, la carrera en la que los toros corren por las calles del casco histórico de la ciudad. Los encierros se prolongan unos interminables minutos por sinuosas calles, convertidas en un lugar de alto riesgo por la peligrosidad de los toros de más de 500 kilos, la falta de sueño y los efectos del alcohol en algunos de los corredores. Ayer, en el siempre muy peligroso tramo de Telefónica, el toro "Capuchino" de la ganadería "Jandilla", famosos por su agresividad, se detuvo en su carrera y se revolvió. Los jóvenes que corrían detrás atropellaron a "Capuchino", y Daniel Jimeno Romero cayó al suelo empujado por otros corredores. El joven trató de refugiarse en la barrera, y cuando intentaba escapar de una de las vallas de seguridad del final del recorrido, el toro lo arrolló clavándole el cuerno derecho en el cuello. "Estaba destrozado", confió uno de los médicos que lo atendieron cuando llegó al Hospital de Navarra con un paro cardiorrespiratoria. "Las heridas eran mortales, le destrozaron el pulmón izquierdo y la aorta -agregó-. La cava que quedo arrancada", agregóOtros once participantes quedaron heridos por los "Jandilla". Tres por cornada y otros ocho con diversas heridas. El estadounidense E.S.P. de 61 años sufrió un fuerte golpe en el tórax porque, según testigos, la manada "le pasó por encima" cuando estaba caído en el suelo. Los Sanfermines, universalizados por el escritor estadounidense Ernest Hemingway en su novela "The sun also rises" (1932), traducida como "Fiesta" en español, reciben cada año miles de visitantes de todos el mundo.

LA HISTORIA

EL ENCIERRO

Artículo principal: Encierro de San Fermín

Encierro a su paso por la cuesta de Santo Domingo

Encierro a su paso por la zona vallada de la Telefónica

Encierro a su paso por el callejón que da acceso a la palza
Cada año las calles de Pamplona se llenan de miles de personas, unas armadas de valor y otras, inconscientes del riesgo, dispuestas a correr delante de los toros. Pamploneses de toda la vida, corredores expertos, junto con cientos de turistas de todas partes del mundo y españoles, se atreven a conducir a los toros desde los corralillos donde han pasado la noche hasta la plaza de toros: son 849 metros de calles adoquinadas, que se recorren en tan sólo dos o tres minutos. Algunos son alcanzados por los toros sufriendo heridas por cornadas y patadas. El peligro resulta mayormente de desatender las indicaciones bien conocidas por los expertos o en correr el encierro sin estar en las condiciones debidas. Aunque, con la aglomeración de gente, han aumentado los riesgos también para los expertos. En realidad, son pocos los que, a golpe de periódico, van guiando a los toros; la mayor parte de los corredores, sobre todo los no experimentados, corren a una cierta distancia.
El primer encierro de las fiestas es el del día 7 de julio y el último el del día 14. Comienza a las 8:00.

LOS ORÍGENES
Los encierros de San Fermín tienen un origen medieval: los pastores navarros traían a los toros de lidia desde las dehesas de La Ribera de Navarra hasta la plaza mayor, que servía de coso taurino al no existir una plaza de toros. La noche anterior a la corrida la pasaban acampados cerca de la ciudad, y al amanecer, entraban a la carrera arropados por los toros mansos (cabestros) y acompañados de gente que, a caballo o a pie, ayudaba con palos y gritos a encerrarlos en los corrales. Con el tiempo, a finales del siglo XIX, se pasó de correr detrás de ellos para ayudar a encerrarlos, a correr delante; así se convirtió en una costumbre popular. Dicen las crónicas que los primeros en desafiar las prohibiciones que impedían correr delante de los astados fueron los carniceros del Mercado de Santo Domingo, situado junto a la cuesta del mismo nombre..


MI IMPRESIÓN PERSONAL


Hoy estuve mirando en televisión el quinto encierro de San Fermín en Pamplona, país vasco en España por supuesto. Una costumbre antigua de los vascos españoles que sinceramente a mí todavía no termina de convencerme, no alcanzo a comprender el motivo de semejante barbarie. Murió una persona y muchas fueron heridas.


A raíz de esta impresión que me causaron las imágenes fui a averiguar un poco más sobre el origen de estos sanfermines como fueron llamados por el escritor norteamericano Ernest Hemingway. Les dejo lo más importante sacado de Wikipedia, pero que a mí personalmente no logró convencerme del motivo por el cual se continúa realizando el encierro y menos aún de que tenga tanto turismo internacional deseoso de presenciar semejante matanza, sinceramente...no lo entiendo.


Miraba las imágenes y me parecía inconcebible lo que miraba, una horda de seres humanos del siglo XXI corriendo, atacando y molestando a un grupo de apenas diez o doce toros que sinceramente me parecía pensaban más que los humanos, porque se comportaban de una manera mucho más civilizada que ellos. (muy por el contrario a lo que dice el artículo del diario, que como es Clarín...no me extraña...hasta con los toros miente.)


Los pobres animales corrían atacados por los hombres sin hacer nada para defenderse, parecía que pensaban que no debían hacer nada porque sino aquello sería una carnicería.


Verdaderamente si los toros se decidieran a atacar en cuanto son agredidos no creo que quede un solo hombre vivo por lo menos de los que se dan de valientes corriendo y azuzando a los toros muy cerca, detrás, por ambos costados y por delante de ellos. Imagínenese pobres animales cómo deben sentirse!


Daba la triste impresión...que los civilizados eran los toros y sin embargo lamentablemente son ellos las víctimas de esos salvajes que se supone son seres humanos, CIVILIZADOS!!


Me pregunto qué motiva a esos hombres a tamaña insensatez y alienación, al mismo tiempo que desdeño desde cualquier ángulo una mínima siquiera justificación en el divertimento, alegría o entretenimiento. Mas bien creo casi con seguridad, que dichos hombres lo único que hacen en esos tristes espectáculos es dejar salir a borbotones sus instintos primarios, mucho más primarios que el de los toros, quizás llevados por una acumulación de estructuras a las que se obligan en este mundo moderno disparados a lograr fines materiales a veces inalcanzables.


Triste futuro el de la humanidad se avizora cuando uno ve este tipo de acontecimientos tomados como espectáculos de alegría y religiosidad y recostados en la cómoda justificación de las tradiciones, agasajos y conememoraciones a un santo, San Fermín, (que seguramente debe estar rogando a Dios que termine esta peculiar manera de alabarlo). Tradición que, a esta altura de la historia de la humanidad deja una pobre y angustiante impresión de los animales...los hombres, claro.




Fuentes: Diario Clarín de Argentina, edición digital de fecha 11 de julio de 2009.


Wikipedia.


Consideraciones propias.




Melan.
Otrosí: Sólo espero que mi ídolo de toda la vida el Nano Serrat no sea fanático de estas "fiestas", de lo contrario, tendremos nuestra primera diferencia en la vida. Melan.

6 comentarios:

  1. el encierro de San Fermin me genera sentimientos encontrados. Por un lado me gustaria participar pero por otro las corridas de toros me parecen un espanto. Tambien, en definitiva, medio hipocrita porque no soy vegetariana ni mucho menos.
    En definitiva si un ser humano decide disfrutar del dolor de otro ser o reirse de sus ultimos momentos de vida, corre sus riesgos. La suerte del toro ya está marcada desde el amanecer.
    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Más allá de ser vegetariano o no, lo que yo no entiendo es dónde está el divertimento, es como correr al límite, como las picadas de autos que cuando terminan matando a alguien, es culpa con representación. Una tipificación injusta a mi modo de ver. Si se representó que lo mataba, ya está, para mí debería ser homicidio simple. Es muy difícil probar este tipo de culpa y termina siendo siempre homicidio culposo a secas.
    Respecto al toro, no debería tener la suerte marcada. Tampoco voy a creer que deben ser sagrados como en la India, pero sí sostengo que se debería tener compasión para que no sufran y un poco de respeto, al fin de cuentas son seres vivos también.
    No sé, a lo mejor yo me voy de mambo como dice Marina, ja ja! Gracias por pasar Nix y abrazote. (Viste que todavía no cerraron por allá?)

    ResponderEliminar
  3. sipsip... si es como le dijiste a Estefy, que cierran a las 0000 del 14 de julio hora del Pacifico, el cierre es a las 3 am del 14 hora argenta.
    En cuanto a lo del encierro. Es exacta tu comparación con las picadas. Los que participan, disfrutan de "ganarle al toro?". O solo por la adrenalina de sentir el peligro cerca. Y si se muere alguien, es su pura responsabilidad. Nadie lo obligó, verdad?
    El toro. Mira, creo que una de las pocas cosas que hizo bien Rivadavia fue prohibir las corridas de toros. Pero nosotros somos un país atrazado, barbárico, tercermundista, sin seguridad jurídica [siguen adjetivos], cómo vamos a discutirles a los españoles la benevolencia de mantener las corridas de toros?
    No me puedo poner en fundamentalista, porque me gusta comer carne. Como vos decis, deberíamos tener compasión [algo deficil de encontrar en San Fermin y las corridas de toros, a mi entender. Pero que los fans dicen que no es asi]
    Avanzamos mucho desde el coliseo romano, verdad? jejeje
    beso!!!

    ResponderEliminar
  4. Me pongo en el lado de esos animales y siento terror y pánico, veo a los humanos corriendo y acorralándome esperando a que no me defienda. Pues si puedo pillaré alguno, total voy a morir de todas formas.

    Yo si soy vegetariana, y no estoy en contra de los encienrros y todo "arte" de torturar animales por eso. Si no que porque realmente tengo un grado de humanidad importante, no soy un monstruo.

    ¡Un beso Melan querida, y a los demás también!

    ResponderEliminar
  5. Sí, María lo habías dejado pero hoy yo no entré en ningún momento a este blog y ni me enteré que lo tenía allí para moderar. Me apuré a escribirte sin mirar antes aquí.
    Bueno de cualquier modo me tranquiliza saber que coincidimos, yo no soy vegetariana, pero casi... cada vez ingiero menos carne. Un enorme abrazo. Melan.

    ResponderEliminar