viernes, 25 de septiembre de 2009

26º ANIVERSARIO DE LA APARICIÓN DE LA VIRGEN DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS




25 DE SETIEMBRE DE 1983 - 25 DE SETIEMBRE DE 2009




26º Aniversario de la Aparición de la Santísima Virgen María en San Nicolás

HISTORIA.


Historia de María del Rosario de San Nicolás




La Virgen María se aparece a una sencilla mujer de una ciudad del interior de la Argentina, San Nicolás de los Arroyos,  en medio de una sucesión de hechos místicos que se produjeron a su alrededor: Muchos Santos Rosarios empezaron a iluminarse en los hogares de los habitantes de San Nicolás, anticipando lo que en forma inminente iba a ocurrir allí.


Gladys Quiroga de Motta ve por primera vez a nuestra Madre Celestial el 25 de setiembre de 1983. Los mensajes se suceden a partir de entonces en cantidad, a través de las apariciones diarias. La Iglesia toma intervención inicialmente con gran cautela, para luego apoyar el crecimiento de la obra de María, ante las evidencias manifestadas.


El rezo del Santo Rosario se multiplica a partir del pedido celestial de oración, mientras las multitudes empiezan a acudir en forma creciente al lugar.


María señala a la vidente una imagen de madera de la Virgen del Rosario, que estaba guardada desde hace años en el campanario de la Catedral de San Nicolás, y pide que se la restaure y venere allí, bajo la advocación de “Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás”. Para sorpresa de los sacerdotes, allí encontraron arrumbada a la imagen de María con el niño en sus brazos, como esperando ser rescatada. También nuestra Madre Celestial pide se acuñe una medalla, la cual es entregada gratuitamente a los cientos de miles de asistentes al lugar.


Los Mensajes contienen un permanente pedido de conversión, oración del Santo Rosario, regreso a los Sacramentos de la Confesión y la Eucaristía. También María advierte sobre la importancia de convertirse mientras cada alma aún tiene tiempo, ya que sólo Dios conoce cuándo y cómo seremos llamados a rendir cuentas ante Su Presencia.



La Virgen señala mediante un rayo de luz un lugar junto al Río Paraná (llamado "El Campito"), para que se construya un Santuario, (aún sin terminar) que ella misma diseña a través de los mensajes entregados a la vidente. Se levanta entonces un gran Templo  exactamente en el lugar señalado por la Reina del Cielo, como centro de veneración a María, verdadera intercesora y camino perfecto para llegar a Su Hijo, Jesús.


El lugar es visitado en forma permanente en peregrinación, con mayor afluencia de fieles los días 25 de cada mes, y mediante una gran multitud que se concentra los días 25 de setiembre de cada año, en el aniversario de la aparición.


Son grandes los frutos preferentemente espirituales de las apariciones de la Virgen en San Nicolás, en particular el rezo del Santo Rosario, la lectura de la Palabra, el acercamiento a los Sacramentos y a la Iglesia y el culto a la Madre de Dios juntamente con un mayor descubrimiento de Cristo como centro de los mensajes.


ORACION A LA VIRGEN DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS


Santa María, Madre Nuestra que en cada misterio del santo rosario nos brindas al Salvador. Acudimos a ti necesitados. Nos alegramos que desde la cruz el Señor te halla encomendado la misión de acercarnos a El y a su Iglesia por la conversión y la penitencia. Alentado por la confianza que nos inspiras ponemos en tus manos maternales nuestras preocupaciones y temores. Pero, deseamos imitar tu fidelidad a Dios aceptando con amor y humildad todas las pruebas. Madre Nuestra del Rosario de San Nicolás que tu presencia renueve nuestra vida, alivie nuestro ser agobiado por sufrimiento y la enfermedad, sostenga nuestra docilidad a la gracia y fortalezca nuestro Amor a los demás, convirtiéndonos así en testigos del amor del Padre que no vaciló, por tu intermedio, en darnos a Jesús. Amén





 EL SANTO ROSARIO


Introdución ¿Como se reza el S. Rosario?


Es importante señalar que uno de los primeros mensajes que trascendió a la población de San Nicolás, fue una jaculatoria para rezar después de cada misterio del Santo Rosario, prometiendo una gracia especial a quienes así lo hicieran, por la siguiente intención:


"El Señor tenga misericordia con el mundo entero y que el mundo entero responda a su llamado de conversión, que el hombre se entregue totalmente a Dios y que no deje pasar este momento tan especial"


La jaculatoria, que actualmente muchísimas personas rezan, respondiendo al pedido de la Virgen es la siguiente:


"Padre líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor sálvanos de todo pecado.
En nombre de todos cuantos te queremos Señor, llévanos por el camino del bien, amen.”





Dice la Santísima Virgen :


"Con el Santo Rosario se puede enfrentar cualquier peligro, ya que en él está presente Cristo y la Madre de Cristo. Es la oración profunda, la inmediata comunicación con el Señor y con María.


Es el regalo que os estoy dando para que vosotros lo aceptéis y lo conservéis mediante su rezo. Amén, amén".


"El arma que constituye mayor influencia sobre el mal, es el rezo del Santo Rosario. Con este rezo, se ahonda en la vida espiritual, el espíritu crece en amor a Dios y lo aleja así, del pecado. Disipa las sombras del espíritu y hace que éste permanezca fiel a Dios.


Agradad hijos míos, al Señor, orando, ya que de esta manera, se rechazan las tentaciones del maligno.


Por siempre sea glorificado el Señor. Hazlo conocer a tus hermanos".


"Digo a tus hermanos: Estáis rezando el Santo Rosario, tal como lo pido, es necesario hijos míos, por eso mi insistencia. Si todos lo hicierais, encontraríais en el Santo Rosario, el nexo que une a los hijos con la Madre del Cielo. Junto con vuestra Madre, está Cristo Jesús, disponéos desde ya, a seguir orando y alabando al Señor.


Amén, amén".


El Rosario, nos relata la vida de Nuestro Señor Jesucristo y su Madre la Santísima Virgen María.
Mientras desgranamos las cuentas del Rosario contemplemos con sencillez evangélica las alegrías, los dolores y las glorias de Jesús y de María.
Todos podemos y debemos rezar diariamente el Santo Rosario, el rezo del Rosario nos acerca a Dios.
La meditación de los misterios del Rosario debe llevarnos a imitar las virtudes que contemplamos y a sacar de los misterios enseñanzas y propósitos de mejorar nuestra vida según las normas del Evangelio, cumpliendo fielmente los mandamientos.


Ud. puede rezar el Santo Rosario diariamente por las siguintes Intenciones:


El Señor tenga misericordia con el mundo entero y que el mundo entero responda a su llamado de conversión.



Que el hombre se entregue totalmente a Dios, que no deje pasar este momento tan especial.



1° Nos hacemos la señal de la Cruz:


"Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios Nuestro.


En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén".


Nos ponemos en presencia de Dios y para que la oración llegue al Cielo, pedimos humildemente perdón al Señor por nuestras faltas (silencio...)


2º Y decimos


"Pesame, Dios Mío, y me arrepiento de todo Corazón de haberos ofendido - Pesamé por el infierno que merecí y por el Cielo que perdí - pero mucho más me pesa - porque pecando ofendí a un Dios tan bueno - y tan grande como Vos. - Antes querría haber muerto que haberos ofendido y propongo firmemente no pecar más - y evitar todas las ocasiones proximas de pecado". Amén.


3° Decimos: En el primer misterio recordamos... (nombrar el misterio que corresponde al día 1°)


4° Rezamos


1 Padre Nuestro.


Padre nuestro, que estás en el Cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu Voluntad asi en la tierra como en el Cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y libranos del mal.


10 Ave Marías.


"Dios te salve, María, llena eres de Gracia; - el Señor es contigo, bendita Tú eres entre todas las mujeres, - y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.


Santa María, Madre de Dios, - ruega por nosotros pecadores - ahora y en la hora de nuestra muerte". Amén.


1 Gloria.


"Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo - como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos". Amén.


Finalizamos este misterio diciendo:


"Padre, líbranos de todo mal, con tu Santa Sabiduría, Señor, sálvanos de todo pecado. En nombre de todos cuantos te queremos, Señor, llévanos por el camino del bien". Amén.


5° Continuamos rezando de la misma forma el 2°, 3°, 4°, y 5° misterio.


6° Al terminar los cinco misterios se rezan:


1 Padre Nuestro.


3 Ave Marias (se puede rezar el Angelus).


1 Gloria al Padre.


1° Nos hacemos la señal de la Cruz:


"Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios Nuestro.


En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén".




MISTERIOS DEL SANTO ROSARIO SEGÚN LOS DÍAS DE LA SEMANA


Misterios Gozosos (Tradicionales)


(Se rezan los días Lunes y Jueves) Misterios Gozosos (Nuevos)


(Se rezan los días Lunes y Sábados)

1° La Anunciación del Angel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios


El Angel Gabriel se presenta ante la Virgen María y le anuncia que será Madre de Jesús.


Ella se humilla diciendo "He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra".


Por este misterio pedimos a la Santísima Virgen aprender a ser humildes.




2° La visita de María Santísima a su prima Santa Isabel


Pocos días después de la Anunciación, la Santísima Virgen María emprende un largo y penoso viaje para visitar a su parienta, Santa isabel.


Imitemos a la Virgen María y aprendamos a sacrificarnos con alegría en bien de nuestro prójimo.


Pidamos la verdadera caridad cristiana.




3° El Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo en el portal de Belén


Con la Virgen María adoremos al Niño Jesús. Rey de los Cielos, envuelto en pobres pañales sobre las pajas de un pesebre.


Pidamos a la Santísima Virgen el desprendimiento de todo lo terreno.


4° La Presentación del Niño Jesús en el Templo


Obedeciendo las leyes de su pueblo, la Virgen María lleva el Niño Jesús al templo para presentarlo al Señor.


Pidamos a la Santísima Virgen la virtud de la obediencia.


5° El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo

Jesús se ha perdido. Tiene doce años. Acongojada y afanosamente la Virgen lo busca con resignación durante tres días.


Pidamos a María gran resignación cristiana ante la voluntad divina.

Misterios Dolorosos (Tradicionales)


(Se rezan los días Martes y Viernes) Misterios Dolorosos (Nuevos)


(Se rezan los días Martes y Viernes)


1° La oración de Jesús en el Huerto de los Olivos


La noche antes de su muerte en la Cruz, Jesús, que siendo Dios sabía que lo iban a crucificar, sube al Monte de los Olivos a rezar.


De rodillas, bajo el peso de todos nuestros pecados, Jesús se llena de tristeza y suda sangre. Pidamos a la Santísima Virgen aprender a orar.


2° La Flagelación de Nuestro Señor



Jesús es cruelmente azotado.


Pidamos a la Santísima Virgen aprender a sufrir.


3° La Coronación de Espinas


Pusieron a Jesús una corona de espinas. Para burlarse, se arrodillaban delante de El, le abofeteaban y escupían.


En silencio, Jesús sufre para salvarnos.


Pidamos a la Virgen, aprender a aceptar pacientemente las humillaciones.


4° Jesús con la Cruz a cuestas camino al Calvario


Cargando con la Cruz, Jesús marcha penosamente. Ni una queja sale de sus labios.


Con ella salvará a las almas que tanto ama.


Pidamos a la Santísima Virgen, aprender a aceptar y amar nuestra cruz.


5° La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo


Cristo nos amó y se entregó por nosostros a Dios Padre. Padeció y murió en la Cruz para conseguirnos la Vida eterna.


Pidamos a la Santísima Virgen llegar al último momento de nuestra vida, habiendo cumplido bien nuestra misión aquí en la tierra.




Misterios Gloriosos (Tradicionales)


(Se rezan los días Miércoles, Sábados y Domingos) Misterios Gloriosos (Nuevos)


(Se rezan los días Miércoles y Domingos)


1° La Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo


Al tercer día después de su muerte resucita Jesús. Si por el pecado hubiéramos muerto a la gracia, pidamos a la Virgen María resucitar como Cristo, por medio de una sincera confesión.


2° La Ascensión de Nuestro Señor a los cielos


Unos días después de su Resurrección, estando con los apóstoles en el Monte de los Olivos, Jesús fue elevándose hacia el Cielo hasta desaparecer.


Pidamos a la Santísima Virgen ascender diariamente en nuestra vida espiritual.


3° La Venida del Espíritu Santo sobre María Santísima y sobre los Apóstoles


Luego de la partida de Jesús, estando los Apóstoles desanimados y tristes, descendió sobre ellos el Espíritu Santo y los llenó de fuerza y valor para difundir en todo el mundo, las enseñanzas de Cristo.


Pidamos a la Santísima Virgen que el Espíritu Santo nos ilumine para cumplir siempre la voluntad de Dios.




4° La Asunción de María Santísima a los Cielo
La Santísima Virgen es llevada en cuerpo y alma al Cielo.


Pedimos a Dios, vivir como lo hizo María aquí en la tierra, con sencillez y humildad para alcanzar una santa muerte.


5° La Coronación de María Santísima como Reina y Señora de todo lo creado


En el Cielo, la Santísima Virgen María es coronada como Reina del Cielo y de la tierra.


Pidamos a Dios la verdadera y filial devoción a María y la Gracia de imitar fielmente sus virtudes, para alcanzar el Cielo.


Misterios Luminosos (Nuevos)


(Se rezan los días Jueves)


Juan Pablo II en la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae (16-10-2002) nos propone contemplar los misterios de luz o misterios luminosos, así llamados porque en su vida pública Cristo se manifiesta como misterio de luz: «Mientras estoy en el mundo, soy luz del mundo» (Jn 9, 5). Estos nuevos misterios se rezan los jueves, pasando la segunda contemplación de los misterios gozosos al sábado.


1° Su bautismo en el Jordán


(Mt 3, 13, 16-17)


“Entonces aparece Jesús, que viene de Galilea al Jordán donde Juan, para ser bautizado por él (...). Salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz que salía de los cielos decía: Este es mi Hijo amado, en quien yo me complazco.”


Pidamos a la Santísima Virgen, vivir nuestro Bautismo con fidelidad a Cristo Jesús.


2° Su autorrevelación en las bodas del Caná


(Jn 2,1-5)


“Se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos. Y, como faltara vino, porque se había acabado el vino de la boda, le dice a Jesús su madre: No tienen vino. Jesús le responde: ¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora. Dice su madre a los sirvientes: Haced lo que él os diga.”


Pidamos a María Santísima, saber responder al Señor.


3° Su Anuncio del Reino de Dios, invitando a la conversión


(Mc 1, 15, 21; 2,3-11; Lc 7, 47-48)


“Marchó Jesús a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios: El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva (...). [Luego] llegan a Cafarnaúm (...) y le vienen a traer a un paralítico. (...) Al no poder presentárselo a causa de la multitud, abrieron el techo (...) y a través de la abertura que hicieron, descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe de ellos, dice al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados (...), a ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.”


(Lc 7, 47-48)


Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos pecados, porque ha mostrado mucho amor. A quien poco se le perdona, poco amor muestra.» Y le dijo a ella: «Tus pecados quedan perdonados.»


Pidamos al Señor, nos envíe su Espíritu, para lograr un real conversión.




4° Su Transfiguración


(Mt 17, 1-3, 5)


“Seis días después, toma Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los lleva aparte, a un monte alto. Y se transfiguró delante de ellos: su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. En esto, se les aparecieron Moisés y Elías que conversaban con él. (...) [Y] una nube luminosa los cubrió con su sombra y de la nube salía una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en quien me complazco; escuchadle."


Pidamos a la Ssma Virgen, reconocer en nuestros hermanos, el rostro de Jesús.


5° Institución de la Eucaristía, expresión sacramental del misterio pascual.


(Jn, 13, 1; Mt 26, 26-29)


“Sabiendo Jesús, que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo”. Y “mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: Tomad, comed, éste es mi cuerpo. Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo: bebed de ella todos, porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados” .


Pidamos a la Ssma. Virgen, ser dignos depositarios del Cuerpo y la Sangre de Jesús.





Fuente: Copyright 2002-2009 Centro de difusión del Santuario María del Rosario de San Nicolás - All rights reserved - Todos los derechos reservados.

Melan






















































.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada